El mundo debe intensificar los preparativos para el calor extremo, que podría llegar antes y con más fuerza de lo pronosticado, según ha advertido un grupo de científicos destacados tras la ola de temperaturas extraordinariamente altas en Canadá y Estados Unidos.