Menu

Imputada por corrupción la cúpula de Urbanismo de Sabadell

Imputada por corrupción la cúpula de Urbanismo de Sabadell

La coalición de gobierno de izquierda independista dio «a dedo» un edificio que era para un polideportivo a las juventudes de la CUP y otros grupos dedicados a actividades políticas, pese al informe en contra de los funcionarios

Javier Chicote - ChicoteLerena Madrid05/06/2017 21:24h - Actualizado: 06/06/2017 02:37h. Guardado en: España

La cúpula de Urbanismo del Ayuntamiento de Sabadell, encabezada por Maties Serracant, responsable de Territorio y previsto como alcalde para la segunda mitad de la legislatura, está citada a declarar este miércoles por prevaricación, tráfico de influencias, delito contra la ordenación del territorio, negociaciones prohibidas a funcionarios e infidelidad en la custodia de documentos.

El caso que instruye el Juzgado de Instrucción 2 de Sabadell investiga la adjudicación directa, sin concurso público, de un edificio que fue expropiado para uso deportivo al colectivo El Tallaret, de ideología política afín a la coalición de Gobierno. Una parte del edificio ya está operativa como polideportivo y la otra parte es la que ha sido destinada a las asociaciones políticas.

Desde las municipales de 2015, Sabadell, quinta ciudad más poblada de Cataluña, está gobernada por una amalgama de partidos de izquierdas mayoritariamente independentistas: ERC (con el alcalde a la cabeza, Juli Fernández), Unitat pel Canvi (IU, EUiA y Podemos), Guanyem Sabadell y Crida per Sabadell (coalición de la CUP, el Moviment Popular per Sabadell y L´Entesa). Serracant, líder de L´Entesa y regidor de Urbanismo, ha visto frenado su acceso a la alcaldía en el ecuador de la legislatura, pactado para la investidura.

Según las denuncias de Maite Morao, exjefa del Servicio de Planificación Urbanística, y del grupo municipal del PSC, el ayuntamiento barcelonés se saltó las leyes urbanísticas para adjudicar a dedo y gratis un céntrico edificio a grupos y asociaciones afines, entre ellos Arran, las consideradas como juventudes violentas de la CUP. Tanto el ayuntamiento como Maties Serracant declinaron este lunes dar su versión de los hechos a ABC.

volver arriba