Menu

¿Destruir la educación o implantar una educación para todos?

¿Destruir la educación o implantar una educación para todos?

/Helena Trujillo Luque

 

21/04/2020 

Hace años nos venían avisando, si siguen con esa forma de hacer televisión en unos años tendremos una población analfabeta y así ha sido.

No sólo es una cuestión del confinamiento como obstáculo a que los niños vayan a la escuela, desde hace muchos años el sistema educativo es objeto de crueles atentados a sus verdaderos fines que son o deberían ser que todas las personas tengan derecho a la educación, al derecho a la lectura y la escritura, a conocer la historia de los pueblos, a acceder al pensamiento simbólico y, por fortuna, acceder al pensamiento científico que supera cualquier primitivismo de onmipotencia de las ideas y el pensamiento religioso, tan anacrónico ya.

Estos derechos han sido usurpados para dogmatizar a los niños, para privatizar lo que es un derecho y avanzar en las injusticias de sistemas sociales creados por los hombres que no favorecen a los hombres. Seguimos viviendo épocas sombrías, ya que el hombre no ha avanzado en su deseo de someter al semejante y una minoría de hombres someten y dominan a la mayoría de la población que no posee los bienes que esa minoría les usurpa.

La televisión entonces, en un sistema podrido, es un medio no alentador, no educativo, no fraternal, sino un medio idiotizante para alejarnos de cualquier inquietud del pensamiento y la acción. Algún día, el hombre arrepentido, querrá vengarse del pasado, bestia que no aprende, y volverá a dar palos de ciego.

Sólo cuando un poeta gobierne la vida de los hombres, sólo cuando el amor a la vida determine el sistema social, podremos usar la televisión para educar, informar, humanizar, podremos tener un juicio justo, un precio justo, una justa jornada de trabajo.

Si uno puede, todos pueden, dice el poeta, hay que conseguirlo, no para matar, no para robar, no para ganar más, sino para vivir con los pies a la altura de los pies, en la naturaleza, en confraternidad, en el amor a la vida.

 

 




volver arriba