Menu

EL BACALAO ESTÁ VENDIDO

EL BACALAO ESTÁ VENDIDO

/Juan Sánchez Jiménez

Cuando llegamos a la conclusión de que el asunto que nos interesa se convierte en un problema y después de intentar varias soluciones sin un resultado efectivo y apropiado, comentamos la situación con la vieja frase "el bacalao está vendido", indicando que ya no quedan más posibles propuestas de arreglo, hay que tirar la toalla y aguantarse.

¿De dónde viene esa frase?

Parece que hace unos siglos el comerciante bilbaíno José María Guturbay compró mediante carta a unos comerciantes ingleses "cien o ciento veinte (100 o 120) bacaladas de primera superior", siendo una bacalada una pieza entera de bacalao seco y que se las mandaran rápidamente. Los ingleses recibieron la carta y la tradujeron  equivocadamente y le enviaron al vasco un millón ciento veinte bacaladas (1.000.120) provocando en José María el natural disgusto sabiendo que jamás llegaría a vender tamaña cantidad.

Poco tiempo después la ciudad de Bilbao fue atacada por el ejército carlista, que la dejó sin bacalao en las tiendas para alimentar a miles de soldados. Y allí estaba José María con su almacén atestado, cuya mercancía fue vendiendo a sus paisanos, hasta dejar el almacén vacío. Cuando los tenderos le seguían pidiendo más bacalao se recochineaba con la consabida frase de ¡"el bacalao está vendido"!.

Esta historia viene a cuento de la catástrofe producida en Cataluña, donde todos los políticos españoles han disfrutado recochineándose en la corraleta, metido la pata hasta el corvejón en porquería y encima sin reconocerlo y exigiendo reconocimiento público por sus supuestos patriotismos, especialmente los que han pretendido enfrentarse a los gobernantes de la región catalana, sin darse cuenta de que su falta de prevención, de inteligencia, de patriotismo, de responsabilidad, de sabiduría política y de tantas virtudes necesarias para gobernar pero inexistentes en ninguno de ellos, han provocado la mayor traición histórica que jamás hayan infligido a España sus propios gobernantes y a más inri, ninguno de ellos va a dimitir "en nombre de la democracia, de su responsabilidad y de su moralidad".  ¡Ahora se ponen chulillos! ¡A chulear a los españoles!. Pero ninguno tendrá lo que hay que tener para decirnos que ¡EL BACALAO ESTÁ VENDIDO¡.  

 

volver arriba