Menu

NUESTRAS PALABRAS XIII

(Archivo de La Fontana)

CARRETA.-

Especie de carro de grandes ruedas radiadas, tirado por una yunta de bueyes, que se construía en las fraguas. 

Sus piezas más importantes son el tiro, larguero, timón o pértiga central de madera en cuyo extremo delantero o cabezal se instala el yugo y en su mitad trasera van engarzadas y unidas las tablas que forman el suelo o cama; por detrás del yugo tiene el cabezal un boquete llamado portallamaera, en el que se coloca la llamaera. En los laterales más largos de la cama  van colocadas en fila las varas que forman los varales. La vara es un palo alto, redondo y encorvado que se coloca en el varal con la curva hacia fuera, formando con los otros el espacio de carga de la carreta. La perilla, trozo de la pletina de hierro que rodea el cabezal, que por delante de éste se redondea y separa del mismo y sirve para enganchar la "encuarta" a la carreta. La cañonera, espacio debajo de la cama o suelo de tablas de la carreta, donde va encajado el eje, cuyos extremos se llaman mangas, en las que entran los cubos, piñas o mazas, piezas centrales de las dos ruedas, sostenidas por una cuña de hierro llamada tornija, donde van encajados los rayos o radios.

La rueda es de madera, formada por la maza central, en la que se han perforado tantos huecos como rayos lleve la rueda, los cuales van colocados en dicha maza, por un extremo y en las pinas por el otro. Las pinas son cada una de las piezas curvas de madera, que forman el círculo de la rueda y en las que van colocados los rayos por el extremo contrario a la maza. El aro, es un anillo plano rígido de hierro que se ajusta a las pinas, rodeándolas y apretándolas unas contra otras. Los platos, son dos parejas de piezas circulares cóncavas, de chapa gruesa de hierro, colocadas cada una de ellas, con los huecos encontrados haciendo caja de resonancia, en los extremos del eje, entre la rueda y la cañonera y sirven de amortiguadores de los vaivenes laterales de la carreta, produciendo un sonido singular. La tornija, es el pasador plano de hierro que se coloca en el extremo de la manga del eje, para mantener la rueda verticalmente e impedir que se salga.

El adral es una estera de pleita, larga y rectangular que cubre por dentro los teleros, para que no se caiga la carga. Los teleros son los palos de la baranda. Los dos mozos, especie de trancas de madera, fijados en la trasera y delantera de la cama, que se usan como puntos de apoyo para evitar que la carreta bascule cuando no tiene yunta uncida. Las vilortas son las abrazaderas de hierro que unen el timón y la cama o suelo.

En su construcción, la tarea más difícil y llamativa era la de colocar los aros de hierro al rojo vivo, a las dos ruedas, pues necesitaba de personal muy ágil y especializado para efectuar dicha operación con eficacia, ya que la misma no admitía fallo alguno.

En 1739 Francisco Rosado natural de Alhaurín de la Torre llevaba sus carretas a Diego, herrero de Churriana, para arreglarlas y a los maestros de carreteros Miguel Molina y Diego Martín Checa para el avío de sus carretas y arados.

En 1752 la vecina Salvadora García, viuda de Cristóbal Llanes, debía al herrero de Málaga que vivía frente a la iglesia de la Aurora María en el Guadalmedina, cincuenta reales de calzar su carreta. En el inventario de bienes de Francisco del Peral, de ese año, en el cortijo del Romeral, figura una "morena de carreta". El mismo año Francisco de Reyes tenía una carreta y Cristóbal Llanes Pérez debía al herrero de Málaga que vivía frente a la iglesia de la Aurora María en el Agualmedina 50 reales de calzar su carreta.

          Y Sebastián Cabrera y sus hijos, renteros de la Huerta de la Fuente de la Gata y la huerta la Chica linde con aquella, llevaban sus carretas a  Esteban Cachalán herrero de Málaga para componer herrajes de la misma y  calzar azadas y azadones. Y Agustín Checa carpintero de Málaga de obra gruesa les construyó una carreta para la huerta.

          En 1759 eran vecinos de Alhaurín de la Torre los diez cosarios de carretas Manuel Ruiz, Juan Quintano, Juan de la Cruz, Francisco Barrionuevo, Francisco Barrionuevo el menor, Bartolomé Pinto, Sebastián Cabrera, Mateo Barrionuevo, Andrés de Reyes y Francisco Montoya.

 

CARRETÁ.-

1.- Carretada, medida de volumen para gavillas, paja y yerba equivalente a la cabida de la carreta. 2.- Carga completa de paja en la carreta.

 

En 1648 Antonio Martin, vecino y arrendatario del cortijo del Comendador, por tiempo de cuatro años pagaba 90 fanegas de trigo y dos carretadas de paja cada año.

En 1651 Juan de los Reyes también pagaba su renta de cierta cantidad de trigo y dos carretadas de paja y lo mismo otros vecinos como Juan Alonso Landines (seis carretadas de paja de trigo y de cebada), Mateo Moreno y otros más.

 

CARRETERO.- 1.- El boyero que conduce la carreta.

En 1692 el vecino Juan Lara era uno de los carreteros del lugar de Alhaurín de la Torre. 2.- Bueyes carreteros, los que han sido enseñados para tirar de la carreta. En 1681 el alférez Alonso Bermúdez de Castro, vecino de este lugar, tenía seis bueyes carreteros.

 

CARRIL.- "Camino terrizo o cañada para carretas y peatones, que une los partidos rurales".

 

En 1755 Isabel Herrera viuda de Antonio Rivera y sus ocho hijos tenían una haza puesta de viña, olivos e higueras en el pago de la Cañada de Ramos linde con viña de los herederos de Francisco Peral, con tierras del conde de Mollina y Lázaro del Peral, y por poniente con la Haza de la Palma.

CARRO

Carruaje de dos ruedas, parecido a la carreta, que tiene dos varas en vez de lanza, para engancharle mulas en vez de bueyes y cuya armazón consiste en un bastidor con listones como suelo y varales en los costados para sujetar la carga. Era el vehículo utilizado por los cosarios del pueblo para traficar con la ciudad.

En Alhaurín de la Torre casi nunca hubo más de un cosario con carro porque los panaderos y arrieros que diariamente llevaban el pan a la ciudad  volvían al pueblo con los encargos, suplantando la función y trabajo del cosario.

volver arriba