Menu

Una solución sencilla bajo nuestros pies

Una solución sencilla bajo nuestros pies

Diario de Ibiza

Gabrielle Gambina | Ibiza 05.12.2020 | 18:40

 

Desde IbizaPreservation promovemos la agricultura regenerativa tanto por razones económicas como medioambientales

 

La agricultura regenerativa explora un cambio del concepto de que el mundo es una máquina a nuestro servicio y una reserva ilimitada de recursos, hacia una visión de la vida como un todo orgánico, promoviendo la interacción entre animales y plantas, asegurando un equilibrio sostenible y enriqueciendo el suelo.

 

La erosión o desertificación, cuando la tierra se convierte en polvo, es la consecuencia de las prácticas habituales de la agricultura moderna. La labranza junto con el alto consumo de pesticidas químicos, destruye los nutrientes de la tierra.

 

La realidad es que existe un gran desconocimiento en torno a las propiedades de la tierra y sus beneficios. Pongamos por caso el tan temido CO2 o dióxido de carbono. Desde hace años la lucha contra el cambio climático se centra en este gas tóxico, un gas que nosotros mismos producimos y exhalamos a la atmósfera y, a su vez, las plantas absorben. El ser humano es un 16% de carbono, que procede de la ingesta de vegetales o animales que comen vegetales.

 

El proceso es simple. Las plantas usan la luz solar como energía, atrayendo el dióxido de carbono de la atmósfera y convirtiéndolo en combustible; así es como crecen. Pero además, el 40% de ese combustible es transferido a las raíces y lo filtran a los microorganismos que hay en el suelo aportando así los nutrientes minerales necesarios a las plantas. Es decir, el suelo tiene la capacidad de absorber dióxido de carbono de la atmósfera. El carbono es la fuerza motriz, la base de toda especie sobre la tierra. Esto es lo que se conoce como 'secuestro de carbono'.

 

Desde 1970 hemos perdido un tercio de la capa arable de la Tierra con unas consecuencias directas en el cambio climático. Si tenemos en cuenta que el agua y el carbono están ligados a la materia orgánica del suelo, al dañarlo estamos expulsando más agua y carbono a la atmósfera, secando la tierra y convirtiéndola en polvo, esto se llama desertificación. Cuanto más sano el suelo, mayor absorción de agua y dióxido de carbono. ¿Vemos el patrón?

 

Sin plantas vivas hay evaporación y lo que buscamos es mayor transpiración, que la humedad del suelo salga a través de las plantas incrementando la humedad del aire y produciendo más lluvia.

 

volver arriba