Menu

Una gaditana denuncia a diez dentistas por “destrozarle la boca”

Aspecto de la boca de la paciente Aspecto de la boca de la paciente Diario de Cádiz

Diario de Cádiz

  • La mujer se sometió a un tratamiento de implantes durante seis años en Adeslas Dental

  • A raíz de los malos resultados, hoy sufre candidiasis oral crónica y depresión

 

Aspecto que llegó a tener la boca de la paciente tras colocarse las prótesis.

JULIA ALARCÓNCádiz, 20 Junio, 2019 - 05:00h

FACEBOOK TWITTER GOOGLE-PLUS

Una mujer de Cádiz ha denunciado a diez dentistas por estafa continuada e imprudencia profesional tras someterse a un tratamiento de implantes en la clínica Adeslas Dental.

 En su denuncia, la gaditana refiere que los especialistas “le destrozaron la boca” durante los seis años que se prolongó el proceso de colocación de las prótesis. A partir de los pésimos resultados conseguidos, la mujer sufre hoy candidiasis oral crónica y un trastorno de adaptación persistente con ansiedad mixta y depresión.

Este “calvario”, como lo califica la denunciante, comenzó en el año 2010, cuando acudió a la clínica Adeslas Dental, sita en la plaza Ingeniero La Cierva, para colocarse implantes dentales solo en la parte superior de la mandíbula. El facultativo que la reconoció entonces le recomendó que se hiciese también el tratamiento en la parte inferior de la boca. Así, le fueron extraídas todas las piezas dentales para su posterior sustitución por otras de porcelana.

Afectada

"Me siento con absoluta impotencia psíquica para salir de este pozo"

“La cosa se torció desde el primer momento”, explica A., la afectada. En su denuncia señala que “muy pronto” se tuvo que realizar numerosas correcciones y reparaciones porque el procedimiento clínico, sencillamente, fracasaba. Con el paso del tiempo, varios implantes se deterioraron, otros se despegaron, algunos se infectaron y otro tantos más se partieron. Por ello, le desmontaron la prótesis en diferentes ocasiones para volvérsela a recolocar en complicados procesos de manipulación bucal que, a su vez, le provocaron lesiones.

Tal y como ella misma especifica, “las continuas roturas de las coronas se producían siempre en los mismo dientes”. Esas roturas, añade, se reparaban “una y otra vez” mediante el pegado de las piezas desprendidas. “A veces estos arreglos duraban menos de una hora y otras, dos o tres días. En raras ocasiones, 30 ó 35 días”.

Garantía caducada

En agosto de 2016, después de numerosas incidencias y múltiples intervenciones; después de haber abonado los 12.000 euros en los que se presupuestó el tratamiento; después de seis años de un largo y duro procedimiento médico en el que la paciente fue asistida por una decena de dentistas diferentes en más de 80 visitas, “la coordinadora de Adeslas Dental –indica A. en su denuncia– nos comunica que la clínica no se hace cargo de más reparaciones y que a partir de ese momento las tengo que asumir yo”. La afectada se puso en contacto entonces con el Servicio de Atención al Cliente. “Allí nos informaron de que ya se había cumplido el periodo de garantía”.

La mujer asegura a este periódico que intentó llegar a un acuerdo con la clínica dental antes de presentar una denuncia en los juzgados. Primero acudió a la Oficina del Consumidor y después, a la Junta Arbitral de la Diputación de Cádiz. En ninguno de estos organismos, afirma, la mediación fue posible. Después denunció su caso ante el Colegio de Dentistas de Cádiz, que abrió un expediente informativo. En el mismo se indica lo siguiente: “Consideramos evidente el perjuicio causado a la paciente por un tratamiento, al parecer, no planificado correctamente, que se ha dilatado en el tiempo injustificadamente y sin proporcionar los objetivos funcionales y estéticos a los que se aspiraba al contratar la rehabilitación bucal con la clínica”.

Informes

Un perito indicó que a la mujer le habían hecho "una verdadera chapuza"

El Colegio de Dentistas de Cádiz recomendó a las partes llegar a un acuerdo “por la vía amistosa”, cosa que nunca llegó a producirse porque la mujer presentó una querella que hoy tramita el Juzgado de Instrucción número 2 de Cádiz. De momento, el colegio ha paralizado el procedimiento disciplinario hasta que se pronuncie el juez.

Iniciado pues el proceso judicial, A. fue examinada por dos peritos. Uno (particular) indicó que a la paciente le habían hecho “una verdadera chapuza”. El otro perito (de la Junta y requerido por el juez instructor) emitió un informe “demoledor”, según José Manuel Jareño, abogado que representa a la mujer en la causa. Dicho informe detalla que la mujer sufre en la actualidad candidiasis oral crónica, lesiones en la cavidad oral, depresión y ansiedad.

“En definitiva, he sido engañada. Soy víctima de una imprudencia profesional grave en un órgano principal como es la boca. Me siento con absoluta impotencia psíquica para salir de este auténtico pozo al que la impericia de unos profesionales y un ánimo de lucro ilícito me han llevado”, concluye A. su denuncia ante el juez.

Una reparación costosa

Actualmente esta gaditana está siendo tratada en otra clínica dental, donde le han ofrecido un presupuesto de más de 51.000 euros para poner fin a sus problemas de salud bucal. Además de a esta cuantiosa suma, A. tendría que enfrentarse a un nuevo tratamiento protésico que se prolongaría en el tiempo otros dos años más, que sumarían a los casi diez que lleva de “dolor físico, impotencia psíquica y daño moral”, concluye.

Para poder asumir el coste de los nuevos implantes, el abogado de A. ha solicitado al juzgado de instrucción, como medida cautelar previa, el abono de parte de la indemnización a Adeslas Dental, concretamente, 125.000 euros.

ETIQUETAS

Tribunales Cádiz , salud

 

volver arriba