Menu

LAS CASAS DANESAS V

LAS CASAS DANESAS   V

/Juan Moreau Tamayo

Una vez apeados los viajeros del avión que se quedaban en Madrid y a bordo los que su destino era Copenhague, seguimos viaje; José Luis pensaba que el tiempo de vuelo era una media hora más y por supuesto que se equivocaba; éste, a igual que todos los demás con ese destino tardaban tres horas en tomar nuevamente tierra.

Nuestro “cateto” aguantó treinta minutos sin rechistar, quizá temiéndole al sobrecargo, o, por el contrario, en este despegue, tuvo la misma sensación que en la anterior, de miedo y casi de pánico.

-Señorita- gritó a la azafata ¿- cuando vamos a “llegà” por lo lento que va este cacharro? – esto lo decía porque al subir unos doce mil pies, pasado el mar de nubes, los motores son más silenciosos - Tengo ganas de “mear” y no sé si hay “vate”, y me da susto “er salí” al pasillo porque me “puedo caé”.

-Perdone, yo lo acompañaré al servicio- intervine, viendo que ya los demás viajeros estaban molestos.    Haciendo aspaviento y con una inseguridad propia de un bebé de un añito, llegó al retrete y al verlo tan pequeño, todo de aluminio, no sabía dónde estaba la tapa por lo que a gritos en limpio me llamó, ante la murmuración de nuestros compatriotas y quejas de la tripulación y extranjeros.

La azafata, me dijo que, si estaba yo conforme, podía darle en la cena (cinco de la tarde) algún tranquilizante para que no estuviera tan nervioso a lo que accedí de buen grado.  El remedio fue “mano santa” comenzó a dar cabezadas y a los pocos minutos dormía como un lirón.

Pero esto no era más que el comienzo de los ronquidos que invadieron toda la cabina del pasaje, llegando a la de mandos del avión. 

“Lucifé”, para tranquilizarme, me preguntó si sabía algo de los pueblos andaluces que nos rodeaban y al comprobar mi ignorancia al respecto me dijo:  -Juan, empecemos por el de tu residencia TORROX.

 En la década de los años 70, época de nuestra historia, el pueblo donde vivíamos “Frau Lustefell” y yo con mi familia, era ni muy grande ni muy pequeño; por lo que la señora “Lucifé” comentó: 

Municipio de España, provincia de Málaga, partido Judicial en aquel tiempo de Vélez Málaga, más de 8.200 habitantes. Produce aceite y la excelente uva moscatel, base de las pasas y el vino de Málaga. Los habitantes se denominan torroseños.   Como monumentos, el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves del siglo XV e importantes ruinas romanas. Una barriada en la costa es la de El Morche, excelentes playas y gastronomía peculiar[JM1] .

Me quedé maravillado al comprobar la sapiencia de “Lucifé” y me avergoncé de que yo no sabía casi nada de esto, habiendo estado viviendo allí la friolera de veinticinco años. También en 1970, contó cómo era Antequera; hay un dicho que cuando los reyes católicos llegaron a la fértil vega antequerana, la reina preguntó: Esta cortijada sin nombre “¿ -antes qué era, antes qué era? Antequera.

La señora continuó:  A mí lo que me fascina de la alta Andalucía es Un hombre célebre, no reconocido en sus valores patrióticos. ANTEQUERA Y BOBADILLA, Juan Bautista, apellidos del marino español nacido en La Laguna y murió en Alhama de Murcia (1824 – 1890), Acompañó a Méndez Núñez a bordo de la fragata blindada Numancia en el combate del Callao, y se hizo cargo del mando de la escuadra al caer herido aquél.  Más tarde culminó la empresa de dar con dicho barco la primera vuelta al mundo de un navío acorazado.  Llegó a almirante y fue también ministro de Marina. El mayor tiempo de su vida, niñez y juventud lo vivió en Antequera

Antequera es municipio de España provincia de Málaga, su población aproximada era de 41.000 habitantes; célebre “Cueva de “Menga” el más notable sepulcro con galería cubierta construido en el neolítico y la “Cueva del Romeral” sepulcro de cúpula de la misma época.   Hermosa vega regada por el Villa y el Guadalhorce. Agricultura, ganadería y fabricación de hilados, tejidos y mantas.   En su término radica la curiosa formación geológica conocida con el nombre de “Torcal de Antequera”.   Castillo en ruinas; iglesia de Santa María del siglo XV.   Esta ciudad es la que posee más iglesias y conventos de la provincia malagueña.

José Luis, el “cateto” según “Lucifé”… seguía roncando.

 

 

 

 


volver arriba