Menu

LOS CUENTOS DEL ABUELO La alfombra mágica

LOS CUENTOS DEL ABUELO  La alfombra mágica

 /Andrés Santamaría  González

Un joven pobre, por azar del destino, heredó una gran cantidad de dinero. Al no estar acostumbrado al dinero, éste le duró poco. Lo dilapidó rápidamente en juergas y fiestas con los amigos. Pronto se vio  otra vez en la pobreza, sin recurso alguno. Los falsos amigos le dieron de lado, no se acordaban de sus opíparas fiestas. Se convirtió en un pobre harapiento con hambre; dormía en el suelo, un pobre como él, le regaló una vieja y gastada alfombra. Misteriosamente la alfombra,  que era  mágica, se elevó por los  aíres, en plena noche; llegó al tejado de una grande y lujosa mansión. 

  

Moraba  allí una joven melancólica que no había conocido la alegría, ignoraba el bienestar social  de la risa.  Para no asustarla, el joven le dijo  que aunque su aspecto era  paupérrimo su cuna era noble. Le contó maravillosas historias que lograron que la  muchacha  riera y soltara el  cantarino  cascabel  de su risa.  Los padres al ver a su hija alegre y dichosa, decidieron casarla con el joven, fijaron fecha para la boda. El  pobre antes quiso volar por la comarca; vio como la gente se divertía, como se alegraban de su felicidad, hubo risas, alboroto, petardos, danzas........Todo el mundo era feliz. De pronto un cohete alcanzó la alfombra y la redujo a cenizas, cayó en medio de un bosque y no supo volver al pueblo.  Desde entonces, feliz, recorre el país contando bellas historias. Aveces hay que ayudar a la suerte, porque de vez en cuando, nos tiende una mano.

volver arriba