Menu

Para la rebelión "hace falta un arma".

Para la rebelión "hace falta un arma".

DIARIO EL MUNDO

MANUEL MARRACO © Associated Press

Madrid 26 OCT. 2018 02:03

 

En su crónica de hoy en el diario El Mundo, el periodista Manuel Marraco informa que "El Supremo, contra las presiones del Gobierno: "Se está asimilando como normal la destrucción del Estado de derecho" y que "Carmen Calvo apuntala el gesto de Sánchez: para la rebelión "hace falta un arma".

Cita el comunicado del Tribunal Supremo considerando de "extraordinaria gravedad" la postura del gobierno de Pedro Sánchez que cuestiona la consideración de delito de rebelión con que la Justicia puede procesar a los nueve acusados actuales, opinando que para que ese delito exista es necesario utilizar armas de fuego.  

          Sigue citando la opinión de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de que la consecuencia de la postura del Gobierno en el sentido de que  un golpe de Estado es el realizado por militares o por civiles armados a las órdenes de militares "debería haberse evitado" porque es "una erosión en la credibilidad" de las actuaciones de la Justicia acerca del llamado referéndum del 1 de octubre y además pueden perjudicar las actuaciones judiciales pendientes en el extranjero.  

          En su artículo de  información, el cronista señala la postura de la vicepresidenta del Gobierno afirmando la necesidad de una reforma del concepto de rebelión y de golpe de Estado en nuestro Constitución, recordando al juzgado alemán que no entregó a España el Puigdemont por no considerarlo golpista, al no haberse utilizado armas en su movimiento independentista.  

          Por otra parte, en dicho artículo se cita el desagrado del Tribunal Supremo acerca de la visita de Pablo Iglesias al encarcelado Oriol Junqueras como apoyo para la aprobación de los Presupuestos del Estado, por una parte y por otra la posibilidad de que el juez alemán dirá ahora "qué razón tenía yo cuando decía que allí no había una rebelión, si hasta la clase política (española) los está considerando como interlocutores válidos'". Y también de que se están propiciando juicios paralelos, cuestión de gravedad porque provienen supuestamente de presiones del gobierno, que debe respetar la separación de poderes y dejar trabajar a los jueces.

volver arriba