Menu

Pablo Iglesias deja la vicepresidencia y competirá con Ayuso por Madrid

Pablo Iglesias deja la vicepresidencia y competirá con Ayuso por Madrid

De ABC.es

 Gregoria CaroGregoria CaroVíctor Ruiz de AlmirónVíctor Ruiz de Almirón

El vicepresidente del Gobierno y secretario general de Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, ha anunciado mediante un vídeo en las redes sociales que abandona el Gobierno de coalición para presentarse como candidato por su formación en el adelanto electoral del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. Así se lo ha trasladado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Será Yolanda Díaz, la ministra de Trabajo, quienasuma la vicepresidencia segunda que deja Iglesias.

La decisión modifica el carácter de los comicios autonómicos, que drásticamente adquieren rasgos de contienda nacional con la presencia de Iglesias. La decisión aún así supone un riesgo muy elevado para Podemos, que se queda sin su principal espada en La Moncloa. Y también podría quemar al líder de Podemos si su candidatura sorpresa no sirve como revulsivo en la comunidad. Lo que es evidente es que UP ha decidido dar un golpe de efecto ante una situación que les puso contra las cuerdas, sabedores de la debilidad de su proyecto en Madrid.

El vídeo dura 8.20 minutos y él mismo lo ha compartido en su Twitter sin escribir ningún mensaje más. El líder de UP se dirige a las bases y militancia desde la sede de la Vicepresidencia de Derechos Sociales, donde repasa el primer año del Gobierno de coalición, acompañado de una bandera de España y otra de Europa. El objetivo, ha subrayado, es «parar a la derecha criminal» y evitar un Gobierno de Partido Popular y Vox en la Comunidad de Madrid.

Al margen de la decisión del partido morado, el PSOE ha ratificado este lunes a Ángel Gabilondo como su candidato el próximo 4-M. Pero el marco político ha cambiado en cuestión de minutos después del anuncio de Podemos y la incógnita que se abre ahora es ver qué movimiento realizan los socialistas porque la candidatura de Iglesias capitalizará la campaña. Por lo menos en el lado izquierdo.

«Lo he estado meditando mucho en los últimos días junto con Isa Serra y Jesús Santos y otros compañeros, y hemos decidido que si los inscritos quieren voy a presentarme a las elecciones del próximo 4 de mayo», ha anunciado Iglesias.

«Un militante debe estar allí donde es más útil en cada momento, tened por seguro que voy a poner todo lo aprendido en estos años, toda mi cabeza, toda mi energía, todo mi corazón, para construir una candidatura de izquierdas con fuerza y amplia para impedir que la ultraderecha se apodere de las instituciones y para ganar el Gobierno de la Comunidad de Madrid», ha continuado.

Cambios en el Gobierno

Según ha explicado Iglesias, la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, asumirá también las competencias del Ministerio de Asuntos Sociales y la ministra de Trabajo pasará a ser la vicepresidenta segunda. Se trata de una plataforma de lanzamiento para el futuro político de Díaz.

De hecho, Iglesias ya ha empujado a la ministra de Trabajo a ser la candidata de Unidas Podemos a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones nacionales. «Creo que digo algo que sienten millones de personas de izquierdas si digo que Yolanda Díaz puede ser la próxima presidenta del Gobierno de España», ha asegurado.

Lista de unidad con Más Madrid

Iglesias ha insistido en la necesidad de que la izquierda afronte las elecciones madrileñas con «amplitud», «altura de miras» y «unidad». Por ello, ha propuesto al líder de Más País, Íñigo Errejón, y a su sucursal madrileña, Más Madrid, una candidatura conjunta a pesar de las «cicatrices».

La candidata de Más Madrid, Mónica García, ha respondido después en La Sexta que hablarán con todos los actores de la izquierda, pero ha criticado que Iglesias lo anunciara la propuesta durante un vídeo y no hablara antes con ellos. «Política del espectáculo», lo ha llamado.

El líder de Podemos ha sido muy claro en lanzar este mensaje: «Se que que no va a ser fácil, de que hay muchas cicatrices, pero lo que nos estamos jugando (...) es lo suficientemente importante como para que seamos capaces de estar a la altura y de intentar la unidad que nos está pidiendo la gente de izquierdas».

 

volver arriba