Menu

Cuatro gorriones comunes, en una imagen de archivo. GETTY

Gorriones Gorriones

 Cuatro gorriones comunes, en una imagen de archivo. GETTY

La policía de Gilbert (Minnesota, Estados Unidos) se ha visto obligada a tranquilizar a sus convecinos que no paraban de llamar alertados por la presencia en la ciudad de pájaros borrachos "volando por ventanas, coches y muy confundidos". El departamento ha publicado un comunicado en Facebook en el que explica que, efectivamente, los pájaros de la zona están "un poco más piripi de lo normal" debido a que están consumiendo bayas que han fermentado antes de tiempo por culpa de una helada temprana. Y quizás por este o por algún otro motivo, los pájaros han decidido no emigrar. En cualquier caso, las aves embriagadas no representan ningún peligro, según la nota.

La comisaría lleva días recibiendo llamadas de ciudadanos que alerta de sorprendentes actuaciones de pájaros. "Siete pájaros han golpeado mi coche esta semana", comentó, por ejemplo, un vecino. Tantas han sido las comunicaciones, que los agentes han tenido que investigar para frenar la avalancha de telefonazos. Y han resuelto el caso. 

"La razón detrás de estos sucesos" de los pájaros beodos, explica la policía, "es que ciertas bayas que tenemos en nuestra zona han fermentado antes que de costumbre debido a una helada temprana, por la cual se han disparado los procesos de fermentación. Además, muchos pájaros no han emigrado hacia al sur, por lo que parece que hay más que en otras temporadas", asegura el comunicado policial.

Los agentes añaden: "Parece así que algunos pájaros están un poco más piripis de lo normal. Generalmente los hígados de los pájaros más jóvenes no pueden manejar las toxinas con la misma eficiencia que los animales maduros".  Es decir, las crías no toleran los alcoholes de la fermentación tan bien como sus mayores.

Y, una vez resuelto el caso, la policía ha pedido a los residentes de la localidad que no llamen más salvo que vean "a las urracas parlanchinas [Heckle and Jeckle] dando vueltas y siendo bulliciosas", al "Correcaminos saltando de un lado a otro de la calle principal" o a los "Angry Birds riendo a lo tonto, de manera incontrolada y con apariencia de felicidad". Una broma de la policía con personajes de dibujos animados y videojuegos para acabar un comunicado tranqulizador.

volver arriba